Es una herramienta dinámica que permite optimizar los procesos de evaluación y seguimiento de riesgo crediticio, poniendo a disposición de cada Institución Financiera, información consistente, veraz, actualizada y oportuna sobre el comportamiento actual e histórico del hábito de pago y del nivel de endeudamiento de los clientes actuales y potenciales.