Es un proceso que permite realizar un seguimiento detallado y de forma periódica, a la forma como los clientes del portafolio atienden obligaciones adquiridas en el mercado. Permite la potenciación de los clientes a través de ventas cruzadas de pólizas, CRM, etc.